El móvil no mató al periodismo

Contar historias desde el lugar en el que están ocurriendo, en el mismo momento en el que está pasando. Hace unos años esto estaba limitado a grandes equipos de televisión, con un gran presupuesto. Hoy las tornas han cambiado, y estas narrativas son accesibles gracias a la irrupción de los teléfonos móviles.

Este pasado fin de semana hemos sido testigos, y casi protagonistas, de las marchas de mujeres que han recorrido varias ciudades, dentro y fuera de Estados Unidos, mostrando su rechazo al recién investido presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La tecnología móvil nos ha permitido estar allí con esas mujeres y compartir esa marcha en tiempo real a través de nuestros dispositivos.

No solo han sido los ciudadanos anónimos los que han utilizado esta tecnología, los medios tradicionales se apuntan también al periodismo móvil y utilizan sus dispositivos para crear contenidos.

El móvil es una herramienta que está aquí para quedarse y en nuestras manos está el hacer un buen uso de ella. El vídeo no mató a la estrella de la radio ni el móvil acabará con otros medios. Hay que adaptarse a los nuevos avances, sacarles el mayor partido y seguir contando historias. Porque el periodismo es eso, contar historias.