MoJo sí, pero de calidad

Las circunstancias mandan y hay que adaptarse. Si hace unos meses muchos periodistas miraban a los dispositivos móviles como intrusos en el mundo audiovisual, ahora se han visto forzados a trabajar con ellos. Ahora parece que ya no importa tanto la calidad broadcast. Y yo ahí disiento.

El MoJo tiene calidad broadcast y hay infinidad de ejemplos, pero precisamente porque son trabajos realizados con calidad no se tiene la percepción de que han sido grabados y editados en dispositivos móviles. Y es esa calidad la que debemos exigir, una calidad profesional.

Desde el confinamiento de casa estos días he estado viendo cómo trabajan los compañeros de distintos medios, pero sobre todo me he fijado más en los medios audiovisuales. Quién me iba a decir a mí en enero que en marzo muchos periodistas que antes renegaban de su móvil como una herramienta para crear contenido de calidad iban a verse obligados a utilizarlo para seguir realizando su trabajo.

La primera semana, con el bofetón de realidad, entiendo que había que salir del paso como fuese. Pero han pasado varias semanas para tener esta bula. Ya deberíamos haber aprendido que los micrófonos de los auriculares sirven, que los micros que usamos para las DSLR no funcionan en los móviles y que con un trípode pequeño y aprovechando la luz natural tendremos una mejor imagen. Es preferible usar la cámara de nuestro teléfono a la de nuestro portátil, en el que, por otro lado, deberíamos cerrar la pestaña de WhastApp para que no se cuele ninguna notificación molesta. También deberíamos desactivar las notificaciones en nuestros dispositivos y restringir las llamadas durante las grabaciones.

Existen aplicaciones como FiLMiCPro que nos aportan un gran control sobre lo que estamos grabando, o como LumaFusion, que hace que no echemos de menos programas como Avid o Premiere para editar nuestro material.

Quizás nos haga falta una pequeña y rápida formación para sacar el máximo partido a nuestros dispositivos y convertirlo en una herramienta más del equipo de grabación de vídeo, pero podemos buscar a un MoJo trainer que nos realice una capacitación a medida en función de nuestras necesidades. El MoJo no es una tirita para los tiempos del coronavirus, el MoJo está aquí para quedarse.

teleprompter
Utilizar una app de teleprompter supone una gran ayuda