MoJo sí, pero de calidad

Las circunstancias mandan y hay que adaptarse. Si hace unos meses muchos periodistas miraban a los dispositivos móviles como intrusos en el mundo audiovisual, ahora se han visto forzados a trabajar con ellos. Ahora parece que ya no importa tanto la calidad broadcast. Y yo ahí disiento.